Mis juguetes y yo

Mis juguetes y yo

muñecosEl mes de Agosto tiene un sello especial, se festeja el  Día del Niño y la mayoría de ellos ya tienen elegido el/los regalos que quieren. La lista es grande y en ella participan padres, abuelos, tíos, padrinos y demás adultos que siguen de cerca su vida.  El universo de los juguetes ha cambiado tanto como la realidad de los chicos y en la actualidad reflejan, por ejemplo, los modelos de familia que predominan a su alrededor.

Los juguetes son una representación de la realidad, por eso los muñecos actuales reflejan a los integrantes de una familia diferente a los roles estrictamente tradicionales, en la que papá y mamá  comparten las tareas básicas hogareñas, además de trabajar, ambos, fuera de casa y aunque ésta es una situación común en la vida real actual, era algo impensado hasta hace poco tiempo en el mundo de los juguetes.

Los últimos lanzamientos de los fabricantes mundiales de juguetes muestran  tendencias donde caben modelos que contengan diversidad, fomenten una educación plural y solidaria y también representen la igualdad de género. Tal como sucede en el mundo que nos rodea, las firmas líderes de esta industria buscan representar además las discapacidades físicas y la existencia de distintas razas, tallas o enfermedades.

Muñecos solidarios y diferentes

muñecos2La pérdida del cabello, como consecuencia de un tratamiento oncológico infantil, es algo que debilita la autoestima de muchas niñas porque se ven diferentes de sus amigas, lo que les provoca, depresión y ansiedad. Responder a esta situación, llevó a los fabricantes de la famosa muñeca Barbie (Mattel) a crear la muñeca calva, Beautiful Bald Barbie que en su caja rosa tiene también pelucas intercambiables y pañuelos para cubrir la cabeza.

“En el mundo, 150 millones de niños tienen alguna discapacidad. Los seres humanos somos distintos y los juguetes  deben representarlos porque en el futuro los padres podrán crear muñecas a  imagen y semejanza de sus hijos”, tal es la decisión adoptada por una empresa inglesa fabricante de juguetes, que en abril del año pasado creó una línea de muñecas con discapacidad. Gracias a una impresora 3D, algunas muñecas, por primera vez, tienen muletas, otras  cicatrices en su cuerpo y algunas necesitaban audífonos. Puede parecer ciencia ficción, pero es una realidad concreta porque esos juguetes ya están a la venta por Internet.

Pero no solo la discapacidad es representada a través de los juguetes. El racismo, casi tan antiguo como la historia del hombre, resulta aún flagrante en muchos países como Estados Unidos, donde en  2009  surgió la Barbie negra. Hubieron de pasar 50 años después de que la blonda Barbie invadiera las jugueterías de todo el planeta para que la esbelta muñeca de color fuera una realidad. La línea, denominada So in Style, se compone de Barbies con labios más prominentes, narices anchas y pómulos más pronunciados. El año pasado, la empresa Mattel fue más allá e introdujo importantes innovaciones en sus Barbies: se ampliaron los tonos de piel y los tipos de cabello para reflejar una mayor diversidad étnica, la misma de quienes consumen su producto.

Pero aún faltaba imponer algunos cambios y sucedió recién a comienzos de este año cuando la poderosa compañía fabricante de las Barbies se animó a fabricar muñecas con diferentes estaturas y siluetas. “Hay que fomentar una silueta saludable sin despojarlas de sus  curvas”, admitieron los ejecutivos de la firma norteamericana.

Todo esto demuestra que los juguetes son, cada vez más, un reflejo de lo que ocurre alrededor de los chicos, una realidad llena de colores, tamaños y de situaciones múltiples, que no solo los divierten sino que les ayudan a entender el mundo actual.