La proeza de María Moliner

La proeza de María Moliner

mariaDe puño y letra y, luego, acompañada por una máquina de escribir, en su casa, mientras sus cuatro hijos crecían y con algunos colaboradores pero sin un equipo coordinado de trabajo, María Moliner escribió “el diccionario más completo, más útil y más divertido de la lengua castellana”, comentó con devoción el escritor colombiano Gabriel García Márquez, poco antes de ganar el Premio Nobel de Literatura.

Esta dama afincada en Zaragoza (España) comenzó su ambiciosa tarea en 1951 que se extendió hasta 1966. “A mi marido y a nuestros hijos les dedico esta obra terminada en restitución de la atención que por ella les he robado“. El de María Moliner es un ejemplo de lucha contra la adversidad, un resultado a fuerza de disciplina y de amor por las palabras.

Fue una de las grandes bibliotecarias de España pero cuando Francisco Franco toma el poder, ella es apartada de sus cargos al igual que  su marido, que por entonces era docente. María acepta algunos trabajos y luego se encierra en su casa a escribir el Diccionario del Uso del Español, una guía esencial para el hombre común y el más exquisito. Este fin lo consigue a través de un sistema de sinónimos, palabras afines y catálogos de referencias, y a través de indicaciones gramaticales.

Con particular dedicación, María Moliner reconstruye cada artículo a través de una agrupación lógica y alfabética y agrupa las palabras por familias. “Otro nuevo recurso que utilizó fue una tipografía novedosa, con asteriscos, flechas, círculos concéntricos que condensan la información y facilitan las remisiones a sinónimos, catálogos de voces relacionadas semánticamente aunque de categoría gramatical y registro diferentes, expresiones pluriverbales. Esto, junto a las sugerencias de los verbos con los que aparecen muchos sustantivos y los adjetivos más frecuentes, da a su trabajo en solitario un valor admirable”, explica la lingüista Paz Battaner

En 1972 se propuso a María Moliner como miembro de la Real Academia Española (RAE), pero no obtuvo los votos suficientes; como era de esperar, un hombre ocupó ese sillón.

Justamente, de la palabra proeza se lee en el diccionario de María Moliner: «f. Acción *heroica = *Hazaña, heroicidad. Se emplea con frecuencia hiperbólica y, también, irónicamente». En estos matices diferenciadores radica una de sus grandezas, la de saber reflejar empleos habituales en su lengua, valores connotativos generalizados, que los diccionarios se prohibían por respeto a cierta descripción del léxico pero que escondía la fiel descripción de la lengua en uso.

El diccionario fue rediseñado por la editorial Gredos para actualizar el texto al habla del siglo XXI, hecho que despertó  críticas de los expertos que denuncian una “edición apócrifa”. La familia Moliner se presentó ante la justicia, sin lograr una respuesta favorable. La edición original no está más a la venta.

-El DUE de María Moliner es un diccionario que rezuma pasión por las palabras; desborda cariño hacia el mundo que describen y transmite cercanía hacia esa realidad cotidiana que los seres humanos vivimos a diario.